Los tiempos de crisis han hecho que todos nos quedemos paralizados en nuestras casa sin ni siquiera dar muestra de que nos apetece cambiar de barrio, de ciudad, o quizás incluso que necesitamos un espacio más amplio porque la familia ha aumentado. Nada, desde hace ya bastante tiempo casi no se mueve el negocio inmobiliario, pero esto no quiere decir que tengamos que conformarnos, así que muchos acudimos a empresas de reformas en Madrid o en la ciudad en la que vivamos para hacerlos los cambios oportunos que nos van a permitir cubrir nuestras necesidades o nuestros deseos. Pero, ojo, hay que tener cuidado con las empresas de reformas, porque entre tanta mano de obra, herramientas, materiales, etc., nos pueden timar. Así que, ¿cómo saber si la empresa de reformas que vamos a contratar nos está cobrando demasiado?

SI EL PRESUPUESTO ES DEMASIADO BAJO… EN PRINCIPIO

Es cierto que es imprescindible pedir hasta tres presupuestos para conocer los precios reales del mercado, pues no hay que fiarse ni de quien presupuesta de más ni de quien lo hace de menos. Los precios son lo que son. Cuando una empresa de reformas está presupuestando muy a la baja, es muy posible que no esté teniendo en cuenta todos los detalles que intervienen en una reforma, por lo que para conseguir el trabajo establecen un presupuesto cualquiera para luego ir pidiendo cada vez más dinero para ciertos imprevistos o materiales no establecidos al principio. En estos casos, cuando el chorreo de dinero es constante (pues no se ha establecido un presupuesto DETALLADO y completamente CERRADO), el dinero gastado al final es mayor que con las otras posibles empresas, por lo que por ahí es posible que la empresa se esté quedando con un dinero de más.

SI EN EL PRESUPUESTO NO SE ESPECIFICA LA CALIDAD DE LOS MATERIALES

Si en el presupuesto no se detalla la calidad de los materiales, es muy posible que el dinero que dice la empresa de reformas que se va a gastar en ellos no se corresponda con la calidad real, por lo que puede que se esté quedando con esa cantidad de más que no ha tenido que abonar porque se trata de materiales de mala calidad. Es muy importante que se especifique al detalle la calidad de los materiales así como comprobar que se trata de los mismos cuando llegan a casa.

SI LA EMPRESA NO QUIERE FIRMAR UN CONTRATO DETALLADO

Son muchas las veces que una empresa ha pedido un dinero al inicio, para comprar materiales y pagar la primera parte de la reforma, para después largarse y dejar la obra a la mitad. Para evitar esta situación tan extrema, o simplemente para asegurarnos de que pagamos por el trabajo realizado y los materiales con su correspondiente calidad exigidos, lo mejor es firmar un contrato donde se establezcan TODOS los detalles: trabajos a realizar, personal que va a trabajar, días, fecha de inicio, fecha de finalización, materiales con sus calidades y precios, etc. Y solo así estaremos seguros de que el precio que pagamos es el justo, que tendremos lo que hemos pedido y que ante cualquier problema podemos denunciar a la empresa de reformas.