Las salas pequeñas suponen todo un reto de decoración y distribución del espacio, pero sin duda con una buena disposición y una acertada elección de colores y muebles se pueden conseguir unos resultados estupendos que harán de tu pequeña sala un lugar agradable e ideal para descansar y pasar el rato con familiares y amigos. Es muy sencillo e intuitivo, y a continuación te proponemos seis ideas de decoración:  

OLVÍDATE DE LAS CORTINAS

Lo que una sala pequeña necesita ante todo es luz natural que inunde la estancia y la haga parecer más grande, así que olvídate de pesadas cortinas que limiten esa claridad y opta por estores, pequeños visillos que dejan pasar la luz o incluso deja las ventanas desnudas si tienen unas bonitas contras de madera.

TONOS CLAROS PARA LOS MUEBLES + TOQUES DE COLOR

Utilizar colores demasiado oscuros para los muebles dará sensación de cerrado y aglomeración, mientras que optar por tonos claros permitirá que tu sala pequeña parezca más grande. Eso sí, no dudes en añadirle algún toque de color a través de un sillón, un puf, una alfombra, las estanterías o aquello que más te guste. La claridad de los muebles hará más luminosa la sala y por lo tanto más grande, mientras que un tono llamativo le dará un toque de color muy divertido.

COLOCA UN ESPEJO GRANDE

Los espejos son la clave para dar sensación de amplitud, pues al reflejar lo que tienen enfrente de ellos están creado una “segunda dimensión”, una segunda sala paralela que permite engañar al ojo y ampliar el espacia.

MUEBLES PLEGABLES O QUE PERMITAN EL ALMACENAJE

En cuanto a los muebles, no hay nada más útil que disponer de una mesa plegable, o de una que permite almacenar cosas en su interior, o por ejemplo disponer de elementos con doble función, como por ejemplo una otomana, que bien sirve para sentarse o a modo de mesa, que además incluso puede tener un interior para almacenar.

JUEGA CON EL COLOR DE LAS PAREDES

Los colores y su disposición nos ayudan a crear sensaciones que engañan al ojo, y utilizarlos estratégicamente en una sala pequeña es la mejor manera de dar la sensación de amplitud. Por ejemplo, si tu sala es estrecha pero alargada, lo mejor es aplicar tonos más oscuros en las paredes laterales, mientras que en una sala cuadrada puedes pintar la pared del fondo más oscura para conseguir que parezca más lejana. Juega con los colores y verás cómo cambia tu sala pequeña.

CONTROLA EL TAMAÑO DEL SOFÁ

El sofá es el protagonista indiscutible de cualquier sala, sea pequeña o grande, aunque sin duda tendrás que controlar su tamaño cuando en la estancia no hay mucho espacio. Elige uno rinconero o de dos plazas dependiendo de la disposición de tu sala.d